Periódico Proceso
Image default
Poder local Turismo Alternativo Verde

Astillero Cerro Nimachay: un parque natural de 32.91 hectáreas

Cualquiera en la carretera por San Lucas Sacatepéquez puede ver con facilidad un cerro que sobresale en el poniente, aunque quizás muy pocos sepan que es el Astillero Cerro Nimachay, ubicado en San Bartolomé Milpas Altas, en Sacatepéquez.

Esta reserva ecológica fue declarada Parque Regional Municipal Tipo IV en 2007 y registrada un año después en el Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas (Sigap).

En un día soleado pero sin mucho calor, la encargada de Gestión Ambiental de la Municipalidad, Diana Ventura, me lleva a pie desde la comuna hacia el sector de Panimaquí, mientras explica que se ha trabajado en los senderos y la ampliación de caminos.

Los encargados trabajan en la rotulación del Cerro Nimachay, la habilitación de áreas para acampar y la construcción de un módulo de servicios sanitarios.

Ventura insiste en la necesidad de cuidar los bosques para preservar los nacimientos de agua que abastecen al municipio.

Francisco González Díaz, Diana Ventura y Orlando Ajuchán Aspuaca junto a un nacimiento de agua.
Francisco González Díaz, Diana Ventura y Orlando Ajuchán Aspuaca junto a un nacimiento de agua.

Al bosque 

En el Cerro Nimachay se pueden ver terrenos sembrados de durazno, melocotón, pera, ciruela, aguacate y limón.

Un viejo rótulo del Gobierno con letras borrosas señala el desvío y luego de bajar por una pendiente pronunciada, cerca de 100 metros entre el bosque, desembocamos en el sendero a Chicoquel, otra de las entradas al parque.

Los dos guardarrecursos, Francisco González Díaz y Orlando Ajuchán Aspuaca, nos dirigieron al bosque profundo a 2,220 metros sobre el nivel del mar.

“Aquí reforestamos con árboles de hoja ancha porque guardan más agua y estamos viendo hacia el futuro”, asevera don Francisco mientras nos acercamos a un nacimiento de agua del Cerro Nimachay.

La municipalidad ha optado por reforestar el cerro Nimachay con árboles de hoja ancha.
La municipalidad ha optado por reforestar el cerro Nimachay con árboles de hoja ancha.

En un programa permanente de reforestación de la Municipalidad se siembran especies como encino, ilamo, mano de león y yema de huevo, con campañas promocionadas entre los 13,000 habitantes de San Bartolomé, especialmente en los centros educativos.

El bosque del parque ecológico tiene otras especies de árbol como carreto, ciprés, pino, manzana de montaña y cedro. Las coníferas, entre ellas un pino de 75 años, están en otras áreas como el cerro El Gavilán, el más alto de la zona.

Algunas de estas especies son cultivadas en viveros en pleno bosque y don Orlando muestra uno que se pierde entre el manto verde del suelo boscoso del Cerro Nimachay.

Beneficios 

De acuerdo con un asesor técnico de la gestión municipal en el Sigap, Luis Quiyuch, del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap), este tipo de bosques preserva las especies propias, ayuda que el suelo no se erosione y esté fértil y conserva el agua.

Este tipo de bosques evita que el suelo se erosione y conserva el agua.
Este tipo de bosques evita que el suelo se erosione y conserva el agua.

En una pared en la montaña cubierta de musgo resbalan infinidad de gotas y delgados hilos líquidos, que son recibidos en dos cavidades. Son tanques de captación que luego se canalizan hacia las tuberías del servicio de aguas municipales.

El parque regional municipal permite a la municipalidad el desarrollo de estrategias de trabajo con organizaciones.

Quiyuch cita una organización que está tratando de reproducir orquídeas en el bosque, que es un banco genético para beneficio del hombre y la naturaleza.

También se pueden impulsar proyectos como el cultivo de plantas medicinales y la obtención de semillas para alimentación humana.

Diversidad climática 

Sacatepéquez, agrega el experto, tiene potencial de incrementar sus áreas protegidas porque es rico en microclimas que van desde los fríos hasta los de bocacosta.

El parque tiene una extensión de 32.91 hectáreas, con diversidad de microclimas.
El parque tiene una extensión de 32.91 hectáreas, con diversidad de microclimas.

Estas áreas se convierten en corredor biológico para que todo Sacatepéquez esté conectado, comenta a Proceso.

Tras subir por un sendero bien cuidado, con flores sembradas por los guardabosques a la orilla, llegamos al área del Pinón, la entrada oficial al Astillero Cerro Nimachay. Aquí, un rótulo en madera da la bienvenida al visitante.

La pequeña expedición toma por otro sendero hasta llegar a un riachuelo que anuncia el ascenso definitivo rumbo a la salida, al cabo de 2 horas de caminata.

“El objetivo del parque, además de recreativo y turístico, es ecológico”.

Diana Ventura, Encargada de Gestión ambiental de la Municipalidad

Bosques

Sacatepéquez tiene 12 áreas protegidas con una extensión total de 2,201.85 hectáreas. Seis son reserva natural privada y 6 parque regional municipal, distribuidas así:

Pastores (2), San Miguel Dueñas (3), Sumpango (2), San Juan Alotenango (2), Santa Catarina Barahona, Santa María de Jesús y San Bartolomé Milpas Altas.

La más grande es la reserva natural privada San Sebastián de San Miguel Dueñas con 1,100 hectáreas y la más pequeña, el parque regional municipal Chuyá de Santa María de Jesús con 18.76 hectáreas.

La vista desde la cima es espectacular.
La vista desde la cima es espectacular.

Turismo

Aparte de los recorridos familiares con fines de entretenimiento, hay otros especiales para fotógrafos, para aficionados a la observación de aves y para académicos o científicos, como los estudiantes de biología de la Universidad de San Carlos que han llegado para estudiar las especies de aves, reptiles y mamíferos.

Related posts

22 barriletes blancos se elevaron en homenaje a las víctimas del covid-19 en Sumpango, Sacatepéquez

Julio Sicán Aquino

Julio Ixcamey: no voté por el presupuesto 2021

Julio Sicán Aquino

Balneario Aguascalientes, un paraíso escondido en Pastores

Eric Salazar Monzón

Leave a Comment

× ¿Como puedo ayudarte?