Periódico Proceso
Image default
Actualidad Destacados Turismo Alternativo

Los Aposentos espera la reapertura

Más de 200 comerciantes del parque nacional Los Aposentos, Chimaltenango, están a la espera de la reapertura de ese centro de recreación, mientras las autoridades municipales reportan pérdidas económicas y daños físicos. Estiman reabrir en noviembre próximo.

El encargado de la gestión ambiental de la municipalidad chimalteca, Andrés Morales,  explicó que debido a la pandemia del covid-19 el parque cerró sus puertas al público el 15 de marzo pasado, lo que afectó a 200 comerciantes formales y 100 informales dedicados a la venta de comida, bebidas y productos típicos.

“Los Aposentos inició en 1955 y está catalogado como un parque nacional”

Andrés Morales, gestor ambiental.

Según Morales, en el Plan Operativo Anual de Los Aposentos el parque forma parte del Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas y cuenta con un presupuesto anual de Q1.2 millones. La mayor afluencia de visitantes se registra durante la Semana Santa, fiestas de independencia y de fin de año con lo que se logra recaudar Q1.3 millones, pero por la actual situación estiman que las pérdidas serán drásticas.

Los Aposentos espera la reapertura
Cabaña que espera la llegada de visitantes

Daños

Las 4 piscinas del balneario tuvieron que ser vaciadas, pero hay dos que tienen daños físicos debido al vapor del agua y a la radiación solar directa, explicó Morales. De momento, desconoce el monto de las reparaciones.  

El balneario tiene 22 trabajadores municipales pero por el COVID-19 debe rotar al personal. Ellos se dedican al manejo de jardines, mantenimiento de ranchos y al cuidado de la fauna, pues cuentan con gansos, cisnes, patos y pijijes.

“Puedo asegurar que este balneario es autosostenible, pero por la pandemia hay un déficit de ingresos que deberá asumir la municipalidad”, señala.

Los Apostentos espera la reapertura

Las autoridades municipales esperan reabrir el balneario entre noviembre y diciembre próximos, pero depende de las disposiciones gubernamentales. Además, tomarán las medidas pertinentes para evitar el contagio.

A decir de Morales, el balneario es visitado por entre 5,000 y 7,000 visitantes al mes, mientras que en fines de semana normales las visitas oscilan entre 300 y 400. El mayor número de visitantes es nacional, seguido del internacional debido a la cercanía con Antigua Guatemala, a 16.6 kilómetros de distancia.

Otros proyectos

De acuerdo con Morales, la comuna lleva cabo en ese espacio, de 15 hectáreas equivalentes a 194 cuerdas, el manejo forestal sostenible, que es el principal proyecto con el fin de propiciar la conservación y el manejo del recurso hídrico del municipio.

“Aquí, existen cargas hídricas que surten al 70 por ciento de la población en las cuatro zonas de Chimaltenango”, puntualizó.

En ese espacio nace el 70 por ciento de agua que se consume en el área urbana a través de 25 nacimientos. Por eso están enfocados en el manejo sostenible del bosque para lo que disponen de 10 de hectáreas, pues el resto está destinado al espacio comercial.

También efectúa un monitoreo de la calidad del agua dos veces al año para garantizar el consumo del agua domiciliar al 70 por ciento de la población y cumplir con los parámetros físicos, químicos y bacteriológicos establecidos.

Los Apostentos espera la reapertura
Parcelas de producción agrícola para las familias

Debido al cierre, las áreas de recreación son aprovechadas para parcelas de producción agrícola de lechuga, cebolla, apio, repollo y rábanos. Las verduras son distribuidas entre los arrendatarios del balneario como una ayuda alimentaria.

Hasta ahora han producido 95,000 pilones de hortalizas que son distribuidos a las familias para que produzcan sus propios alimentos, aseguró Morales.

Sin ingresos

Una de las representantes de los comerciantes, Thelma Judith Higueros, aseguró que desde el cierre del balneario no ha tenido ingresos económicos por la actividad comercial que realizaban.

“Por la necesidad que tenemos, los compañeros han tenido que emigrar al libramiento (carretera interamericana) para vender sus productos para lograr ganar algunos centavos”, dijo.

Aseveró que todos los comerciantes tienen deudas con los bancos y les preocupa el pago de los intereses, pues la situación se complica cada día, mientras esté cerrado el balneario.

“Entre Q30 y Q60 mensuales pagamos a la municipalidad por arrendamiento de locales, que no es mucho, pero no tenemos cómo pagar”.

Thelma Higueros, comerciante de Los Aposentos

Higüeros al igual que sus demás compañeros, espera contar con un trabajo para sostener a su familia, pues muchos de ellos, deben la colegiatura de sus hijos. “Nos toca adaptarnos a la nueva forma de vida que viene y generar ingresos para sostener a nuestras familias” dice con tono esperanzador.

Related posts

Por fraude al cobrar sueldo sin presentarse a trabajar es condenada

Eric Salazar Monzón

Casa amenaza a peatones en La Antigua

Redacción

Comedor social arriba a 12 años de servicio

Julio Sicán Aquino

Leave a Comment

× ¿Como puedo ayudarte?