Periódico Proceso
Image default
Actualidad Destacados Opinión

Generación con la que me tocó compartir estos tiempos

Quiero iniciar agradeciendo a Proceso GT por darme la oportunidad de este espacio para compartir ideas y comunicación con los lectores que tienen acceso a este ejercicio crítico (esperando que sea de doble vía para enriquecer aún más los criterios). Como en la oportunidad pasada, me seguiré caracterizando por escribir sobre diferentes temas: sociales, culturales, ambientales, educativos y políticos en nuestra área de influencia, nacional y local, y sobre todo en la participación generacional, desde las juventudes, para su crítica, reflexión y propuesta en la sociedad que nos ha tocado heredar.

Somos una generación a la cual, en el aspecto laboral nos está tocando vivir una globalización imparable, donde determinan muchos los años en la infancia, quienes pudieron tener acceso a idiomas extranjeros, adaptación tecnológica, áreas múltiples de interacción con otros oficios o habilidades. Esta pandemia ha sacado a relucir que son muy pocas las personas en este país quienes han tenido estas oportunidades para la adaptación del trabajo desde casa.

Economía

protestas
Protestas de 2015 contra la corrupción

En el aspecto económico y la voracidad de la competición (canibalismo) en la que nos encontramos, aspectos como: salario mínimo, catorce sueldos, 8 horas diarias de labores y prestaciones como la jubilación, ya son muy pocos los lugares en donde pueden cumplir estas garantías laborales, ¿Qué será de nosotros en unos años, cuando se agudice la brecha salarial y el costo de vida sea más alto? ¿Qué condiciones podremos darles a nuestros hijos, cuando nos encontremos con la necesidad de optar a otros trabajos simultáneamente? ¿Qué será de nosotros cuando no tengamos las energías o “edad apta de producción”?

También creo que hay otras características que han surgido a partir de esta generación en la cual me encuentro. Somos una generación que vamos dejando las etiquetas atrás, respetamos más sobre las decisiones personales en el ámbito sexual, estamos dejando los estigmas por los tatuajes, la práctica religiosa de cada quien no es ya una excusa de divisionismos, estamos en la transición de ser más consecuentes con nuestro medio ambiente. Tampoco ya no nos estamos dejando manipular por los mismos medios de desinformación. Estamos logrando ocupar puestos de opinión y dejando en claro que puede haber otras perspectivas sobre los problemas de siempre.

Generación clave

Estamos siendo la generación clave para un punto de quiebre, en nuestra comunidad cercana y en la suma de estos esfuerzos para un impacto más grande. De lo que estoy seguro es que seremos protagónicos en estos tiempos en donde la cosa se pondrá color de hormiga y nos tocará a como dé lugar replantearnos las cosas de las cuales hemos recibido chuecas y encontrarle la forma de seguir adelante, donde nos tendremos que apegar a la conciencia ética y dejar por un lado los moralismos falsos de apatía y conformismos.

Un virus microscópico nos vino a sacar todos los trapos al sol, esas letanías repetitivas del individualismo, la acumulación de la plata sin tener conciencia del que está a la par nuestro. Este virus no entiende de status social o económico. Hoy con o sin dinero nos vino a recordar que tenemos que pensar como especie humana, que nuestros patrones culturales en la alimentación y en la casi nula infraestructura de salud serán los que nos salven y eso pudimos haberlo prevenido en conjunto.

Related posts

Jesús de La Merced recorre las calles antigüeñas

Eric Salazar Monzón

Testigos confirman cobro ilegal de cheques de la Municipalidad antigüeña

Eric Salazar Monzón

Del libro “Artes y artesanías mayas de Guatemala”

Redacción

Leave a Comment

× ¿Como puedo ayudarte?