Periódico Proceso
Image default
Destacados Justicia Rostros

La Alianza Guatemala: transformando vidas de niños, niñas y adolescentes víctimas de delitos

La Alianza Guatemala, dirigida por Carolina Escobar Sarti, tiene como objetivo principal brindar atención integral a niños, niñas y adolescentes de 12 a 18 años que son víctimas de violencia sexual, trata en todas sus modalidades y en situación de migración.

La labor de la entidad se desarrolla en residencias para hombres y mujeres. Todos los casos son enviados a La Alianza por orden judicial. Además, trabajan de manera ambulatoria con un equipo de profesionales en Coatepeque, Quetzaltenango, cerca de la frontera con México.

La entidad también trabaja en colaboración con las familias de las víctimas a través de sus trabajadoras sociales. Sus ejes de trabajo se centran en la protección y el abrigo, la prevención e investigación, así como en el acceso a la justicia y la incidencia en políticas públicas vinculadas a esta temática.

Historia

De acuerdo con, Carolina, la historia de La Alianza comenzó hace 14 años, pero hace dos años, abrieron una casa en San Juan del Obispo, Antigua Guatemala, para patojos y patojas entre 10 y 18 años. Esta casa ofrece un ambiente seguro, de amor incondicional y respeto absoluto, donde un equipo de profesionales trabaja por el bienestar de la niñez y la adolescencia del país.

Los jóvenes que llegan a La Alianza provienen de diversas partes del país y también de la región Centroamericana y hasta de El Congo, África. Comparten la misma experiencia de haber sido víctimas. La entidad ha aprendido que esa experiencia es diversa y requiere enfoques terapéuticos, psicosociales y familiares adaptados a cada caso.

Carolina Escobar Sarti explica la misión de La Alianza Guatemala con los niños, niñas y adolescentes que atienden en sus casas de San Juan del Obispo, Antigua Guatemala.

El día día

El día a día en la casa implica una rutina estructurada que incluye actividades como limpieza, estudio, talleres vocacionales y programas educativos avalados por el Ministerio de Educación. La Alianza busca fomentar la autonomía de los jóvenes para que puedan imaginar una vida independiente y segura fuera de la institución.

En cuanto al futuro de los jóvenes, este varía según cada caso. Algunos pueden reintegrarse con sus familias o comunidades, mientras que otros optan por una vida independiente. La duración de la estancia en la casa también varía, pero en promedio oscila entre 9 meses y 2 años, relata, Carolina.

Financiamiento

El financiamiento de La Alianza proviene de fondos otorgados por la sociedad civil de diferentes países, así como de organismos internacionales y algunos gobiernos. A pesar de no recibir fondos del Estado, la entidad trabaja en estrecha colaboración con instituciones gubernamentales vinculadas al sistema de justicia, como el Ministerio Público, Procuraduría General de la Nación y Policía Nacional Civil.

A pesar de los múltiples desafíos, La Alianza ha logrado impactar de forma positiva en la vida de muchos niños, niñas y adolescentes. Algunos de ellos han logrado integrarse a la sociedad, continúan con sus estudios y encontrar un empleo.

La Alianza Guatemala también asiste a estos niños, niñas y adolescentes después de que dejan la casa. Los acompaña en su proceso de vida independiente y cuando sea necesario.

Testimonios

Una adolescente de 17 años bajo el cuidado de esta entidad compartió su experiencia durante su estadía en esta casa. Expresa su gratitud al personal por brindarle protección y resguardo de los peligros de la calle.

A pesar de enfrentar la maternidad a una edad temprana y levantarse a las 5 de la mañana, muestra su preferencia por la música, pero sobre todo por la guitarra, la marimba y el canto. Ella aspira a convertirse en cantante y dominar el piano y la guitarra.

Su mayor deseo es salir adelante junto a su hija y reunirse con su familia. También, motiva a otros jóvenes con problemas para que alcen su voz. Les recuerda que hay personas que los pueden escuchar y ayudar. También les envió un saludo solidario desde al casa de La Alianza.

Otro adolescente de 15 años lleva tres meses en el hogar de San Juan del Obispo, donde encontró un ambiente acogedor y solidario. Agradece el apoyo brindado por sus compañeros y el personal, que ha suplido el respaldo que no recibió de sus padres.

Su objetivo es ser un joven responsable tanto dentro como fuera de la institución, y espera trabajar para forjar su propio futuro.

Related posts

Logran conservar 32.2 hectáreas de bosque durante ejecución del PET

Redacción

Comenzó vacunación contra el covid-19 en hospital de Antigua

Julio Sicán Aquino

De Museo del Libro Antiguo a fiscalía de la Mujer del MP: Convenio interinstitucional bajo la lupa

Julio Sicán Aquino

Leave a Comment

× ¿Como puedo ayudarte?