Periódico Proceso
Image default
Actualidad De cerca Deportes Destacados Empresas En Q Primera plana Rostros

Jaime Kirste, coleccionista de un tesoro invaluable

Una flota de 25 autos deportivos clásicos representa a Jaime Kirste, máximo jefe de la Escudería Botoneta Racing Team (BRT), en el Autódromo Pedro Cofiño, además de ser el promotor de la Categoría Vintage Ragin Guatemala, del Campeonato Nacional de Automovilismo.

Pero, fuera del deporte más de 80 autos clásicos de distintas épocas también forman parte de su pasión por las joyas del motor. 

A los seis años, Jaime Kirste, uno de los pilares que ha impulsado las carreras de automovilismo en Guatemala, tuvo su primer transporte de ruedas y fue una bicicleta, la cual modificó para que se viera más deportivo. 

Esto solo fue el inicio de una pasión que no tendría límites y que actualmente a sus 56 años se ha convertido en un lote de más de 80 autos clásicos de distintas generaciones.

Aparte de los más de 20 vehículos deportivos clásicos de carrera que compiten en el Autódromo Pedro Cofiño y que a partir del 2019 empezaron a incursionar en autódromos de Centroamérica.

“Lo que si recuerdo es que me gustaba desarmar todo, cambiar y modificar sus formas. Cuando tuve mi primera bicicleta a los seis años. Le quite las loderas porque la hacía verse más deportiva y le compre sus espejitos. Después fueron motos y luego carros, pero es algo natural, no me explico de dónde nace esa pasión”.

Jaime kirste, director categoría vintage, autódromo pedro cofiño

El director de la Escudería Botoneta Racing Team, la casa de automóviles clásicos de carrera más grande de la región tuvo su primer vehículo a los 16 años. A partir de esa etapa de su vida fue adquiriendo distintas clases de vehículos y a esta altura de su vida trata de recopilar todos los carros que fueron parte de su vida.

“Lo más bonito es haberme enfocado en conseguir los vehículos que en mi vida había tenido. Mi primer vehículo lo tuve a los 14 años y desde ahí empecé a conseguir más de la mitad de los modelos que tuve porque todos los carros me recuerdan más de algo”, agrega.

Mantenimiento 

Los autos clásicos que posee Kirste están en perfecto estado y todos en funcionamiento, una labor que significa mucho esfuerzo tanto en materia humana, administrativa y económica. 

“Hay que querer y poder, es una mezcla”, cuenta el director del BRT.   

 “Las matrículas anuales afortunadamente pagan poco. El mayor trabajo es tratar de mantenerlos limpios y no solo se soluciona con eso, sino que hay que moverlos porque nos ha pasado que cuando los queremos mover resulta que el clutch está pegado o los frenos y hay que empezar a desarmar y dejarlos activos. Cuesta mucho y es una indecisión que mantengo porque es algo muy laborioso”, expresa.  

Jaime Kirste es uno de los pioneros de las carreras de autos clásicos en Guatemala.

Kirste afirma que en ocasiones ha pensado en votarles la gasolina, el aceite, el agua y dejarlos para la eternidad parqueados.

“Como un recuerdo como los carros de alguna época de mi vida y desentenderme de mantenerlos activas porque cada año me va fatigando y sacando de mi zona de confort, entonces tengo que decidir pronto que hacer”, afirma.

Emblemas 

Dentro de las colección de Kirste se encuentra el Citroen 2CV un carro que usaba Mafalda, el volvo T1800 que era el carro que usó el santo de la películas de Simón Templar, La combi Wolsvagen que marcó una generación de los años de 1960  entre otras.

Además, tiene un Toyota AE86 que es un icono de Toyota, el primer pick up datsun 1200 que salió en 1960 de palanca en la columna del timón. 

Related posts

Maestro de la cerámica antigüeña narra su historia golpeada por el coronavirus

Julio Sicán Aquino

Brigadistas en peligro por fuego malintencionado

Eric Salazar Monzón

Jueza liga a proceso a 7 de los 13 detenidos en Dueñas

Eric Salazar Monzón

Leave a Comment

× ¿Como puedo ayudarte?