Periódico Proceso
Image default
Emprendedores Sac Empresas En Q Verde

Ideas innovadoras de 3 jóvenes emprendedores amigables con el ambiente

Beatriz Gómez produce bolsas 100% reutilizables, Julio Mejía elabora pastas dentales sin flúor ni detergentes y Stefano Boscolo vende platos desechables elaborados de hojas de palma y aunque tienen negocios de ideas innovadoras distintos los tres están movidos por preocupaciones comunes: proteger el ambiente, cuidar la salud humana y causar impacto en la sociedad sin dejar de hacer negocio.

Junto a otros emprendedores con conciencia ambiental como Strawordinario de pajillas de cartón, Beatriz, Julio y Stefano coincidieron en el Día ECOmunitario en Impact Hub en La Antigua Guatemala, en una jornada de mercado consciente y charlas sobre medio ambiente.

Bolsas reutilizables

Las cerca de 10 variedades de bolsas de Benam&Co, la compañía de Gómez y su esposo Fernando Grajeda, usan textiles de algodón crudo elaborados en Nahualá, Sololá, en telares de pie, que luego son llevados a un taller familiar en San José La Comunidad, Mixco, para ser confeccionadas.

La empresa, creada hace casi 4 años, vela porque sus productos utilicen hilo con certificación libre de azo, el grupo de colorantes químicos más usado en la industria textil con efectos nocivos para el ambiente y que pueden ser cancerígenos.

“Somos una empresa que busca tener un impacto medioambiental pero también un empoderamiento de los artistas que están detrás de los productos”.

Beatriz Gómez, Benam&Co
Beatriz Gómez, Brenam&Co

Pero también se preocupa por empoderar a los artesanos con los que trabaja y garantizarles un pago justo.

“Se puede llegar a hacer negocio, pagando justo y entregando buenos materiales”, afirma esta emprendedora que vende en tiendas en Cayalá en la capital, en La Antigua Guatemala y en Chiquimula.

Dentríficos naturales

Hace 4 años Julio Mejía dejó de usar pastas dentales en rechazo al flúor, que es dañino para el ser humano, y los detergentes químicos que usan y al indagar por alternativas descubrió el método a base de aceite de coco utilizado en la India para la limpieza de los dientes.

Así nació Koruveda, una pasta con aceite de coco, aceite de cacao, aceites esenciales, arcilla de bentonita, tierra diatomácea, xilitol o azúcar de abedul y agua, entre otros ingredientes, que limpia la dentadura por magnetismo y no por abrasión.

“El flúor es un subproducto de la industria agroquímica, es dañino para los seres vivientes y hay estudios científicos que critican su uso por tóxico; está comprobado que afecta la glándula pineal en el cerebro”.

Julio Mejía, Koruveda
Julio Mejía, Kuroveda

En sabores combinados de toronja y hierbabuena, menta y clavo, y canela y hierbabuena, el dentífrico es avalado por odontólogos y es vendido en presentaciones de 2 y 4 onzas. Se puede usar con cepillos dentales de bambú y en combinación con pasta de carbón activado para blanquear los dientes, otros productos del emprendimiento.

Platos verdes

En tres tamaños, los platos que vende Greenlab están hechos de las hojas que caen de la areca, una palma que no da fruto. Son recogidas a mano, limpiadas con agua a presión y lavadas con procesos ultravioletas para matar bacterias, luego son llevadas a la troqueladora que les da la forma final.

Aunque en esta primera fase el proyecto de Boscolo importa los platos de 10, 8 y 6 pulgadas de diámetro desde la India, el objetivo es fabricarlos en Guatemala, donde también se reproduce esta palmera.

“Necesitamos solo establecer una cadena de suministros desde la materia prima, que llegue a nuestra fábrica con por lo menos una constancia que nos permita a nosotros echar a andar nuestras máquinas sin parar”.

Stefano Boscolo, Greenlab
Stefano Boscolo, Greenlab

Los recipientes pueden ser reutilizados 4 veces en promedio, son resistentes al microondas y los cuchillos de sierra por ser más duros que el duroport o el cartón y una vez finalizada su utilidad pueden ser triturados y emplearlos como abono, como lo ha puesto a prueba este emprendedor.

“Greenlab son ideas innovadoras, ecológicas, sostenibles y estamos buscando qué más desarrollar”, afirma al adelantar que explora el mercado de pajillas de bambú y cubiertos comestibles a base de arroz, también procedentes de la India.

“Nos queda claro que la basura es un producto del humano, no es algo que es producto del proceso natural, en cuestión de 50 años hemos contaminado la Tierra”.

Stefano Boscolo, Greenlab

Related posts

Avanza organización de la 2ª. Feria de las Pascuas en San Miguel Dueñas

Eric Salazar Monzón

Chucheritos, los “chicken bus” en miniatura

Eric Salazar Monzón

Festival de Café mezcla capacitación y entrenamiento para taza de alto nivel

Eric Salazar Monzón

Leave a Comment

× ¿Como puedo ayudarte?