Periódico Proceso
Image default
De cerca Destacados

José Domingo Paredes: “La ejecución requiere liderazgo de los alcaldes”

El síndico II de la Municipalidad de La Antigua Guatemala en el período 2012-2016, José Domingo Paredes, es abogado y notario por la Universidad Rafael Landívar, con una maestría en derecho económico mercantil y un posgrado en derecho penal, producto de becas en España y Bélgica.

Hoy, repasa el estado actual de la gestión municipal de la ciudad colonial, sus grandes rezagos y las asignaturas pendientes, al tiempo que analiza las causas de la baja ejecución presupuestaria y la impostergable elaboración de un plan de ordenamiento territorial.

¿Cómo percibe la administración de la alcaldesa Susana Asencio?

Es una administración que llegó con muy buenas intenciones, sin embargo no tiene cuadros, ni equipos y eso hace difícil la gestión. A eso hay que sumarle que la Ley de Compras y Contrataciones del Estado tuvo varias reformas que han hecho la ejecución más lenta. Además, hay funcionarios que ante el desconocimiento de la ley tienen miedo.

¿A qué cree que se debe la baja ejecución presupuestaria de la Municipalidad de La Antigua Guatemala?

Hay dos factores. Uno, la ejecución requiere liderazgo de los alcaldes que tienen que hacer que la Municipalidad funcione. Dos, este cambio legislativo de la Ley de Compras y Contrataciones del Estado se tradujo en que la ejecución se hace más lenta. Repito, existe un miedo generalizado a ejecutar y La Antigua no ha escapado a los procesos de corrupción de personas que no han asumido los puestos públicos para servir sino para servirse. La corrupción tiene un costo muy alto para la gobernanza del país.

“Hay personas que no han asumido los puestos públicos para servir sino para servirse”.

Pero si se siguen tomando como justificación esas barreras el próximo gobierno municipal va a ser igual, con una pobre ejecución.

Creo que hay que buscar el mecanismo. Eso requiere de equipos que conozcan sobre la inversión pública, profesionales que tengan conocimiento del manejo de la gestión pública. Si por un lado la ley es compleja y por otro quien tiene que trabajar con ella no solo tiene miedo sino no la entiende entonces ahí tenemos el freno de mano.

La gente lo que quiere ver son obras y de calidad.

El problema también de la Municipalidad de La Antigua es que tiene poco margen para inversión. La mayoría de gastos se van en gastos de ordinaria administración, está sindicalizada, emplazada y se volvió en un botín político porque hay muchos empleados municipales.

La alcaldesa ha dejado entrever que hay un sabotaje interno a la Municipalidad que impide la ejecución de obras de desarrollo, porque hay 2 sindicatos.

El nivel de desarrollo de una sociedad se mide por la capacidad de diálogo que se tenga y hablando se entiende la gente. Hay mecanismos para llegar a acuerdos sin imponer. No claudicar pero sí buscar formas para que juntos se pueda trabajar en beneficio de la población.

Hubo intención de dialogar con los 2 sindicatos sobre el Pacto Colectivo y fue un diálogo frustrado. Ellos toman un día laboral al mes, cada 15 días mediodía, para ir a cobrar el salario. Hay incoherencias como estas que afectan el desarrollo de la Municipalidad.

El Código de Trabajo prevé el sindicato para mejorar las condiciones de los trabajadores pero hay que examinar la legalidad de los pactos colectivos de trabajo y empezar a pensar desde una perspectiva distinta en función de buscar dentro del marco de la ley hasta dónde las gestiones y la actitud de estos entes colegiados son acordes con la ley.

“Hay que examinar la legalidad de los pactos colectivos de trabajo”.

El mercado es cada vez más caótico. Hay 2 o 3 grupos organizados de arrendatarios que tienen el control. Este año vimos que a iniciativa de ellos hubo remodelaciones, hubo ocupación de espacios públicos y la Municipalidad no pudo hacer nada ¿Quién tiene el poder?

Es preocupante, las condiciones en que está ese mercado no quisiera pensar que un día suceda alguna catástrofe. Todo esto va conectado con un adecuado Plan de Ordenamiento Territorial que tiene que tener La Antigua, pero requiere visión. Que haya gente organizada en el mercado es bueno, pero hay que buscar acuerdos.

Una de las amenazas para La Antigua son las construcciones fuera de la ciudad y la Unesco lo ha advertido, por lo que el Ordenamiento Territorial es prioritario.

Este plan de ordenamiento territorial, que entiendo tuvo participación de varios actores, pudiera resultar interesante a largo plazo y debiera ser un tema de campaña, de discusión entre los candidatos para saber cuál es su visión. En La Antigua ya no se puede circular como lo hacíamos antes ¿Qué solución podemos dar a esto? No hay espacio para parqueos, el tema de los drenajes, es decir, crezcamos, no es malo crecer.

“El Plan de Ordenamiento Territorial debiera ser un tema de campaña, de discusión entre candidatos”.

El plan de ordenamiento abarca 4 municipios circunvecinos a La Antigua, porque tienen que verse de forma integral.

Hay que analizar si ese decreto 60-69 (Ley protectora de la ciudad de La Antigua Guatemala) no nos quedó muy corto y hay que replantearlo.

Hay problemas fundamentales que no han sido resueltos como la recolección de la basura, el mercado, el rastro, la carga vehicular, la falta de parqueo, los vendedores ambulantes.

Los antigüeños nos tenemos que involucrar, ya basta de pensar que todo nos lo va a resolver el alcalde, más como está la municipalidad con los sindicatos. Si no hay liderazgo del alcalde para lograr consensos nunca se avanza. Me parecen formidables proyectos como Nuestra Antigua Limpia, que está colaborando con la gestión municipal; el Festival de las Flores otra actividad muy interesante que involucró a la gente, por citar dos.

¿Cuál es la principal deuda de la actual administración?

Lo que tenemos hoy en día es producto de la mala gestión y falta de visión de los últimos alcaldes. Yo diría que el agua para las aldeas es un factor determinante que hay que resolver, la planeación del ordenamiento territorial es básico, es como trazar el plano, si no sabemos a dónde vamos y qué queremos nos vamos a hundir.

¿O sea que sobre esas bases debería estar construida una propuesta política de trabajo?

Yo creo que sí. El ordenamiento territorial es el punto de partida. Cuida el orden y el orden cuidará de ti. Y la presencia de la autoridad en la ciudad, una ciudad turística. Recuperar los espacios donde la autoridad tiene que tener orden. El poder se tiene para ejercerlo y el que no lo ejerce merece perderlo.

“El agua para las aldeas es un factor determinante que hay que resolver”.

Related posts

La Antigua Guatemala recibe a la jerarquía del turismo mundial

Redacción

Designan día del árbol de jocote

Carlos Robles

Paralizado sistema financiero de la Municipalidad de Antigua

Redacción

Leave a Comment

× ¿Como puedo ayudarte?