Periódico Proceso
Image default
Actualidad Destacados Rostros

Comedor social arriba a 12 años de servicio

El comedor Sor Angélica de las Hijas de la Caridad de Antigua Guatemala cumplió 12 años de servicio a personas en condición de calle y de escasos recursos. Hoy, la emergencia sanitaria por COVID-19 disparó la demanda de alimentos.

Sor Isabel Reynoso es la encargada del comedor y junto cinco colaboradores cocina los alimentos. Entregan comida los lunes, martes y jueves desde las 10:30 horas hasta pasado el mediodía en el centro de promoción escolar y nutricional Santa Familia de la 5ª. calle Poniente de la ciudad colonial.

Orígenes

De bata y cofia beige, una gabacha cuadrículada y protegida con guantes, mascarilla y careta transparente, sor Isabel recordó que el comedor nació por la necesidad que las hermanas de su comunidad miraban alrededor de la casa, pues personas dedicadas a cargar bultos en el mercado y lustradores, no tenían dónde vivir y dormir.

El comedor Sor Angélica
Sor Isabel Reynoso es la encargada del Comedor Sor Angélica

“Esa realidad nos llevó a instalar este comedor desde hace 12 años y gracias a Dios hasta el momento hemos podido seguir adelante a pesar de la situación que estamos viviendo”

SOR ISABEL REYNOSO, HIJA DE LA CARIDAD

En la actualidad el comedor atiende entre 150 y 200 comensales, quienes depositan de forma voluntaria Q1. No obstante, debido a la pandemia, que ha dejado sin trabajo a muchos de ellos, la demanda de alimentación se ha incrementado, asegura.

Ahora, solicita ayuda consistente en arroz, frijol, fideos, aceite, pan, verduras y frutas, entre otros productos.

Donaciones aquí
5ª. calle Poniente, número 16, de 8 a 15 horas de lunes a viernes

“Nuestro trabajo es servicio a los pobres gracias a nuestros santos fundadores, San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac”

Sor Isabel Reynoso, Hija de la Caridad.

Servicio

Uno de los colaboradores, Rafael Eduardo González, comenta que su trabajo consiste en picar verduras, preparar el pan y repartir la comida.

Don Rafael asegura que es una “gran bendición estar al servicio de los demás porque eso fue lo Jesús nos vino a enseñar, porque El vino por amor y por ese amor dio su vida y nos dio el ejemplo de estar dispuestos a servir al necesitado”.

Uno de los beneficiados agradeció por la comida que recibe esos días y asegura que su trabajo en el mercado ha disminuido por la situación que vive el país.

Related posts

Vendedores informales protestan en Ciudad Vieja

Iván Espinoza

Sólo 10 candidatos a la Alcaldía de La Antigua acuden a foro político

Eric Salazar Monzón

Generación con la que me tocó compartir estos tiempos

Carlos Ruano

Leave a Comment

× ¿Como puedo ayudarte?