Periódico Proceso
Image default
Actualidad Destacados Verde

Mauro y Daniel, protectores del Cerro de la Cruz

Una iniciativa de amigos, que comenzó hace 9 años en la colonia El Manchén de Antigua Guatemala para cuidar una parte del Cerro de la Cruz, avanza en la reforestación de un espacio de ese emblemático cerro con especies nativas.

Tras una caminata por la zona boscosa subiendo por las ruinas de un templo colonial hasta llegar a las últimas casas, es posible contemplar el ambiente natural que interrumpe la rutina cotidiana de la ciudad colonial por unos valiosos minutos.

Allá arriba es posible escuchar el sonido del viento, oler la tierra mojada y contemplar las hojas de la vegetación. Ardillas y mariposas de colores alegran el paisaje, en medio de una variedad de especies de plantas y árboles. El paseo aquí se vuelve gratificante.

Reforestación en el Cerro de la Cruz
El área protegida por ambos amigos cuenta con un vivero donde se reproducen las especies nativas.

Los primeros pasos

Mientras caminábamos, Mauro Asturias, uno de los pioneros del proyecto recordaba las primeras acciones. Comenzó hace 9 años, junto a su amigo Daniel Farfán, motivados por la falta de atención al cuidado y protección del Cerro de la Cruz.

Esa iniciativa incluye reproducir árboles nativos en rechazo a quienes llegaban a sembrar pinos y cipreses, que son especies ajenas a este tipo de bosque.

Según Asturias, hay una reforestación tradicional que las autoridades municipales han llevado a cabo en años anteriores. Consiste en la siembra de árboles de diferentes especies durante el invierno, pero en el verano esas plantas mueren por la falta de cuidados.

“Esa experiencia nos llevó a reproducir especies nativas o de otras que se logran adaptar sin dificultad”

mauro asturias

Entre esas especies está el encino, para lo cual obtuvieron semillas del único aún vivo en El Manchén. También hay taray, coralillo, algodón, anona, y jiote, añade.

La iniciativa también incluye especies ornamentales como palo blanco y jacaranda que se encuentran en reproducción y para cuando estén en floración vestirán de colores al cerro, asevera.

Fauna

Otro vecino, Daniel Farfán, asegura que en el cerro aún hay ardillas, cenzontles, coronados, realejos y otras especies.

“La idea es sembrar árboles frutales para garantizar el alimento de estas especies”

daniel farfán

De acuerdo con Mauro y Daniel, la iniciativa busca mejorar la calidad de vida, no solo de los vecinos sino de los antigüeños a quienes invitan a involucrarse, pues consideran que la conservación y cuidado del ambiente es responsabilidad de todos.

Ambos coinciden en que no se trata de un beneficio personal sino de un aporte a la sociedad, “pues todos respiramos oxígeno que nos dan las plantas y árboles”.

Logros

Hasta ahora, han logrado reforestar unas 2 manzanas y debido al confinamiento dedican todos los días al trabajo, pero antes del estado de emergencia por el COVID-19 trabajaban en el cerro 4 días a la semana.

Sectores de la sociedad civil han solicitado a por lo menos los dos últimos gobiernos municipales que el Cerro de la Cruz sea declarado Parque Regional Municipal, lo que implica la elaboración de un plan maestro para definir el uso de sus 85 manzanas de extensión.

Related posts

La Antigua Guatemala, con más de 4 siglos de historia

Eric Salazar Monzón

La reforestación es el reto en el Día Nacional del Árbol

Redacción

Adolfo Vivar reclama Q2.1 millones al Ayuntamiento

Julio Sicán Aquino

Leave a Comment

× ¿Como puedo ayudarte?