Periódico Proceso
Image default
Destacados Opinión

Las demandas de las plazas deben conquistarse

Se cuenta como leyenda que la Revolución Francesa dio inicio en el mercado de Paris. Un grupo de señoras se sentían descontentas por la falta de alimentos que mantenía a sus hijos en condiciones de hambre. Estas madres marcharon al palacio del Rey para exigir su destitución por el exceso de lujos que se daba junto a su esposa.

Varios libros de historia muestran cómo las revoluciones, los movimientos sociales y los descontentos generalizados han ocupado los espacios públicos para demandar mejores condiciones de vida de amplios sectores de la población. Estas acciones son  inalienables al ser humano en la búsqueda del bien común.

Hay que recordar que la sociedad guatemalteca ha venido viviendo en los últimos años un protagonismos importante desde los espacios que ha podido ocupar. Cada vez hay más ciudadanos indignados por las acciones políticas del gobierno central y local en contra de los intereses de la población.  

Renovación

Desde el 3 de noviembre de 1985, que fueron las primeras elecciones después de largos y muy retrógrados años de dictaduras, se dio inicio a otra incidencia en las políticas públicas del país. Luego de 35 años de intentos democráticos para llegar a consensos económicos y sociales los resultados han sido muy pocos.

Muchos de los funcionarios que llegaron a través de los comicios han mostrado ineficiencia en su desempeño laboral, por lo que se necesita otra participación generacional en la política nacional. Hoy son otras las exigencias, otros parámetros de decisión y otras condiciones para seguir con los mismos pensamientos de hace 35 años. Tiene que haber renovación en  la política del país.

Lo que en la actualidad se vive en el país es el resultado de muchos factores políticos y sociales que afectan la vida de amplios sectores. A lo que se añade la muy aguda y descarada corrupción que es ya insostenible ocultar.

Latinoamérica vive una secuencia de reacciones sociales por las políticas impopulares que han impulsado sus  gobiernos. Guatemala no es la excepción y es algo que ya no se puede detener, sino por el contrario, deben conquistarse las demandas que desde las plazas se hacen escuchar una y otra vez.

Related posts

Del libro “Artes y artesanías mayas de Guatemala”

Redacción

Guías de turismo de Antigua Guatemala reciben sello de bioseguridad

Carlos Vicente

Alcalde de Antigua deja el cargo por un mes

Julio Sicán Aquino

Leave a Comment

× ¿Como puedo ayudarte?