Periódico Proceso
Image default
Destacados Mi patrimonio

Crece retoño del esquisúchil que sembró el Santo Hermano Pedro en El Calvario

El retoño del tronco del esquisúchil que sembró el Santo Hermano Pedro en la Ermita de El Calvario, Antigua Guatemala, en 1657, fue podado por tercera y última vez con la esperanza que se desarrolle como su antecesor que se desplomó el 9 de mayo del 2020.

Miguel Torres, microbiólogo y miembro de la Academia de Geografía e Historia de Guatemala, quien ha tenido a su cargo el cuidado y tratamiento del árbol del Santo de Guatemala, explicó que se llevó a cabo una poda del retoño que nació de uno de los troncos que se logró conservar.

“La poda busca prevenir que el arbolito se infecte con el hongo Ganoderma Tuberculosum que causó la muerte del árbol original”, precisó el científico.

Esta poda es la tercera y última que se le aplica, pues esperan que el árbol pueda crecer bien para que luzca fuerte y sano. La operación se hizo con instrumentos desinfectados y se le aplicó sulfato de cobre en las ramas podadas para que no penetre las esporas del referido hongo, agregó.

Retoño

Torres, recordó que luego de la caída del árbol el 9 de mayo del 2020, su retoño nació más del tiempo esperado, pues seis meses más tarde brotó el retoño. Para ello podaron sus raíces de una manera especial con cortes muy limpios para que de ahí naciera un retoño, y eso fue lo que sucedió, dijo emocionado.

“El retoño se ha desarrollado muy rápido y muy bien. Ha tenido tres podas para dejar cuatro troncos gruesos y con corteza que semeja madera que serán los que perpetúen el árbol en el futuro”

dr. miguel torres, microbiólogo

Saneamiento

Además de las podas se han saneado las raíces infectadas por el Ganoderma Tuberculosum  por lo que aplicaron fungicidas para evitar que el hongo se reproduzca y de más problemas con el árbol nuevo que está creciendo.

“Todo está en manos del Santo Hermano Pedro para que el retoño de su árbol crezca como el suyo, grande y frondoso”, puntualizó Torres.

Otro hongo

Torres, explicó que el esquisúchil también tiene otro hongo en sus hojas, son puntos negros, pero es común en esta especie guatemalteca. El hongo es del género filácora y es simbiótico con el árbol, lo que quiere decir que convive con el árbol pero no mata la especie.

El microbiólogo, admitió que el retoño está creciendo en un área contaminada por el Ganoderma Tuberculosum, sin embargo, han retirado gran cantidad de raíces podridas a su alrededor. Además, cambiarán la tierra contaminada por compost especial que sirva de abono.

“Ojalá que el Santo Hermano Pedro permita que este hongo maléfico no infecte al árbol nuevo y podamos tener un árbol grande y fuerte nacido de las raíces del árbol original que sus manos sembraron”.

dr. miguel torres, microbiólogo

Compost

Luis Felipe Valdez, presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo de la Calle de los Duelos de Antigua Guatemala, comentó que el compost que utilizan para abonar el nuevo árbol del esquisúchil  es de abono natural.

Con ese compost llenarán el vacío que ocupaban las raíces podridas y contaminadas del viejo árbol para evitar la propagación del hongo mortal.

Related posts

Conmemoran primer aniversario de la erupción del volcán de Fuego

Redacción

Hospedaje en Eco cabañas, restaurantes, nubes y aguacates.

Eric Salazar Monzón

Bomberos de Antigua rechazan acuerdo municipal

Julio Sicán Aquino

Leave a Comment

× ¿Como puedo ayudarte?